NO SE GESTIONA IGUAL EN LA EMERGENCIA

LA EMERGENCIA ES TIEMPO DE ACCIÓN MÁS QUE DE PROYECCIÓN.

El lema de “el tiempo es dinero” cambia por “el tiempo es vida”.

La emergencia, la adversidad, las enfermedades cambian las prioridades y el tiempo de respuesta es crucial.

Se trata de situaciones transitorias que necesitan protocolos especiales. La atención se concentra en el presente, que cambia minuto a minuto.

en la emergencia requiere combinar prudencia y audacia; sabiduría y actuar prontamente.

No es para cualquiera, de allí que suelen verse en estas circunstancias “delegaciones informales”, surgen líderes de hecho, que toman la posta y resuelven ante el vacío que a veces deja el Líder formal.

Emerge la esencia de cada Ser Humano, por el impacto del alto grado de incertidumbre. Algunos colaboran, otros se quedan quietos, están los que minimizan, los que confunden y obstaculizan, … un abanico de respuestas.

Sugerencias que agregan valor positivo:

  • Contar con distintos puntos de vista (interdisciplina), para comprender los sucesos y tomar las decisiones adecuadas.
  • Llevar calma a la gente y cuidarla con hechos más que con palabras, ya que impacta directamente en los resultados y queda impregnada para siempre en la memoria, por el alto grado de emocionalidad que conlleva la situación.
  • Ejercitar constantemente la observación, herramienta esencial, porque las Personas responden de manera diversa y puede ser necesario “recalcular” de manera diferenciada.