Decidir con menos riesgo y mejores resultados

La vida es dinámica, los cambios son naturales, nos gusten o no, forman parte de la vida.

  • Si no está pudiendo resolver la crisis de su empresa…
  • Si esa negociación le está costando más de lo que pensaba…
  • Si las discusiones con su jefe o socios “lo sacan de las casillas”, con frecuencia…
  • Si al retirarse de la vida laboral, siente que todavía es joven y no encuentra un nuevo proyecto…
  • Si el divorcio lo sorprendió y no sabe cómo defender sus intereses y reorganizarse…
  • Si le cuesta tomar la decisión de radicarse en el exterior…
  • Si tiene dudas sobre cómo incorporarse al “mundo digital…

Es tiempo de abrir su mente para crear nuevas alternativas y decidir con mejores resultados.

La toma de decisiones es la capacidad del Ser Humano de definir situaciones, a partir de seleccionar entre varias y distintas alternativas de solución, para resolver determinada situación.

Es un tema que nos compete a todos, cada uno desde su rol en los diferentes ámbitos.

Sin embargo, cada persona se maneja de manera única, diferente, porque la toma de decisiones, al ser una capacidad del cerebro no sólo intervienen cuestiones racionales, lógicas, matemáticas, sino que tiene una alta influencia de aspectos emocionales y problemáticas individuales que no todos manejan del mismo modo, pero que pueden trabajarse para hacer los cambios necesarios para decidir con menor riesgo y mayor posibilidad de sostener la decisión en el tiempo.