Algunos beneficios de las SAS (Sociedades por Acciones Simplificadas) para Empresas Familiares, Emprendedores y PYMES

  1. Constituirlas es rápido (si se utiliza el modelo tipo predeterminado) y más económico que en el caso de las sociedades tradicionales como S.A o S.R.L.
  2. Pueden ser unipersonales (un socio/a), en cuyo caso hay que nombrar un Administrador suplente si se prescinde de la sindicatura.
  3. Se aceleran significativamente todos los plazos de registración y modificaciones estatutarias, por el uso de la digitalización de las inscripciones societarias, así como las notificaciones.
  4. El capital mínimo que requiere para su constitución es muy bajo, equivalente a dos sueldos mínimos, vitales y móviles, ($ 17.720).
  5. Se puede aumentar el capital hasta el 50%, sin necesidad de publicar edictos ni efectuar registración.
  6. Se permite que se realicen aportes irrevocables de capital que pueden permanecer en el patrimonio neto por 24 meses.
  7. Su capital se dividirse en acciones nominativas, no endosables. Pueden ser ordinarias o preferidas y cartulares (representadas por títulos o láminas impresas, de una o más acciones) o escriturales (la titularidad surge de las constancias de registros de acciones escriturales).
  8. Tienen libertad de contenido, cuando no se opta por el modelo tipo, se puede diseñar el contrato constitutivo con redacción propia, según los intereses más convenientes al desarrollo del negocio.
  9. La AFIP le otorga factura Tipo A automáticamente, al momento de la constitución, lo que no ocurre con otro tipo de sociedades.
  10. La administración puede ser unipersonal con la designación de un suplente salvo que se haya propuesto un síndico. La duración puede ser indeterminada, la fija el estatuto social.
  11. Es obligatorio el uso de libros digitales que se individualizarán por medios electrónicos ante el registro público.